martes, 7 de abril de 2009

Hay hombres que caminan por las calles con un sol en la frente,
un diamante de luz, con hambre de otra vida, con aire de combate.
Hay hombres que se sientan a la mesa y reparten su pan con gusto solidario.
Hay hombres que despiertan y sonríen mientras dicen: hoy es el día.
Dan la mano como un acto de fiesta, saludan como cantando un himno.
Hay hombres que de noche tienen sueños justos, destierran ángeles corruptos y al despertar, para salvar la tribu van presurosos a sus puestos de lucha.
Esos que son así, como usted, son los hombres libres.

No hay comentarios: